Un momento por favor...

Redes sociales y nuevas tecnologías: ¿oportunidad o peligro para nuestros hijos?

CINEP-adolescentes-RRSS-responsables.jpg

El grupo de mayor riesgo de hacer un uso inadecuado de las nuevas tecnologías es el de los adolescentes.

En cuanto a adolescentes y jóvenes se refiere, al hablar de nuevas tecnologías nos centramos principalmente en el uso de Internet, videojuegos y teléfonos móviles, especialmente ahora que arranca el periodo vacacional y disponen de más tiempo libre.

No es malo que nuestros hijos utilicen estos aparatos, es más, si lo hacen de forma segura y responsable, pueden beneficiarse de las múltiples ventajas que presentan. Sin embargo, el número de chicos y chicas que están empezando a hacer un uso inadecuado de ellos ha aumentado recientemente.

Los principales riesgos asociados a un mal uso de internet son:

    • El acceso a contenidos no contrastados, poco fiables o falsos.
      Una sobreestimulación, dispersión de la atención o dedicación de excesivo tiempo para buscar una determinada información.
    • La facilidad de acceso a páginas con información peligrosa o nociva.
    • La recepción por correo electrónico de determinados mensajes de propaganda no deseada, el contenido de la cual puede proponer negocios ilegales o contener virus.
    • La participación en chats, foros o determinadas redes sociales puede facilitar contactos indeseados con personas que pueden utilizar identidades falsas, buscando, por ejemplo, víctimas para actos sexuales, violentos o delictivos.
    • La pérdida de intimidad.
    • Los menores pueden verse influenciados por una publicidad engañosa o abusiva, que les incite a realizar compras por internet sin la autorización de sus padres.
    • El desarrollo de trastornos psicológicos como la adicción a internet.

Un adolescente puede haber desarrollado una adicción a internet cuando de manera habitual es incapaz de controlar el tiempo que permanece conectado, relega sus principales obligaciones, evita o abandona otras actividades importantes, pierde contactos sociales, reduce las horas de sueño, descuida hábitos de alimentación, salud, higiene personal y actividad física y tiende a mostrarse irritable. Existen diferentes modalidades específicas de adicción a internet, como la necesidad de buscar información constantemente, la de la búsqueda de determinadas sensaciones, la de frecuentar entornos sociales, anhelando conocer gente nueva con personalidades ficticias, la adicción al juego o a la compra compulsiva, entre otras.

Claves para que las familias puedan prevenir  futuras conductas inapropiadas en el uso de las nuevas tecnologías por parte de sus hijos

  • Limitar el tiempo de conexión a la red: No más de 4 horas semanales en periodos de 30 a 60 minutos al día, descansando 15 minutos cada hora. En niños menores de 6 años no más de dos horas semanales.
  • Colocar los ordenadores en sitios comunes en la casa.
  • Control de los contenidos visualizados por los menores.
  • Potenciar en nuestros hijos actividades de ocio saludable (deporte, lectura, actividades al aire libre, …).
  • Tener en cuenta que para nuestros hijos somos modelos y tienden a imitar nuestras propias conductas.
  • Ayudarles a desarrollar una adecuada autoestima y unas buenas habilidades sociales que les permitan el desarrollo de buenas relaciones interpersonales.
  • Romper con las rutinas de conexión: si el adolescente enciende el ordenador nada más levantarse para comprobar su correo electrónico, debemos intentar que lo haga después de realizar otra actividad (desayunar, ducharse..)
  • Utilizar señales y alarmas que le indiquen al adolescente que ha pasado su tiempo y debe de desconectarse.
  • Ayudar al menor a planificar y organizar su tiempo. .Elaborar un horario realista dentro del cual se contemple no solo el tiempo dedicado a navegar, sino también otras actividades como el estudio, ocio…
  • Enseñarle al menor la capacidad formativa de la red, incluyendo Internet como una herramienta de ayuda al estudio y a la formación.
  • Instalar filtros de contenido que impidan a los menores el acceso a páginas con contenido no adecuado.

Pero… ¿Cómo saber si el uso que están haciendo mis hijos es el adecuado?

CINEP – Centro Integral de Especialidades Psicológicas © 2018