Un momento por favor...

¿Cómo educar a tus hijos y no morir en el intento?

hijosconproblemas-e1493671320926.jpg

Vivimos en un momento en el que probablemente estamos más concienciados que nunca, de la importancia que tiene la educación y la crianza para un adecuado desarrollo psicoemocional de nuestros hijos e hijas y en general para su bienestar presente y futuro.

En CINEP, nos basamos en la Neurospsicología Infantil, la Disciplina Positiva de Jane Nelsen y Lynn Loot y la Comunicación No Violenta de Marshall Rosenberg y entendemos la crianza de los hijos e hijas desde un enfoque que no incluye ni el control excesivo ni la permisividad. Ni los castigos ni los premios. Se basa en la empatía, el respeto mutuo y la colaboración, todo con la intención de enseñar a los niños y niñas competencias básicas para la vida. Es un enfoque educativo que ayuda a entender el comportamiento de los niños y las niñas y la forma de abordar su crianza siempre de forma positiva, afectiva, pero firme y respetuosa tanto para ellos como para el adulto.

Para nosotras, es de suma importancia la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía para disfrutar de las relaciones familiares y ofrecemos herramientas a los padres y madres para entender el comportamiento de sus hijos e hijas (incluso cuando no es adecuado) y reconducirlo con respeto, sin luchas de poder y siempre de forma positiva. De este modo, ayudamos a:

  • Propiciar relaciones basadas en el amor y respeto mutuo
  • Prevenir y corregir malas conductas
  • Ayudar a los niños y niñas a sentirse conectados
  • Establecer firmeza y amabilidad al mismo tiempo
  • Lograr efectividad a largo plazo
  • Enseñar habilidades sociales y de vida
  • Invitar a los niños y niñas a descubrir sus capacidades
  • Enfocarnos en soluciones y no en castigos
  • Tomar los errores como oportunidades de aprendizaje
  • Enseñar a enfrentar y resolver problemas
  • Hacer niños y niñas más amorosos, sociables y cooperativos

La mayoría de los padres y madres, están preocupados por temas comunes y suelen necesitar asesoramiento para gestionar:

  • Berrinches y mal comportamiento
  • Peleas entre hermanos
  • Luchas de poder y desobediencia
  • Problemas a la hora del sueño
  • Problemas alimenticios
  • Conflictos para llevar rutinas
  • Rebeldía en la adolescencia
  • Problemas académicos
  • Y todas las cuestiones relacionadas con la crianza

Entendiendo mejor el cerebro de los niños y niñas

Los niños y niñas aprenden básicamente de dos maneras:

1 Por imitación: nosotros, somos sus modelos principales. Nos imitaran en nuestros actos y actitudes, y nos copiarán hasta en los detalles más insignificantes. Por eso es importantes que modelemos todas aquellas actitudes que queremos que los niños y niñas repitan.

2 Por ensayo-error: los niños y niñas se equivocarán constantemente y de esa manera aprenderán cómo hacerlo o no hacerlo la próxima vez. Pero es importante tener un plan para resolver estos errores sin causar daño en la autoestima del niño y de la niña, sin infligir culpa, vergüenza o falta de respeto.

Cuando los niños y niñas se equivoquen, que serán muchas veces, podremos invitarles a:

Recogerse                   Reconocer                  Reconciliarse              Resolver          Reparar

De la misma manera, cuando nosotros nos equivoquemos con ellos, que también serán muchas, podemos hacer lo mismo para enseñar al niño o niña cómo lo hacemos nosotros y que puedan modelar nuestra conducta.

El sentido de pertenencia es uno de los principios básicos de nuestro enfoque en el acompañamiento a padres y madres. Los niños y niñas, en busca de ese sentido de pertenencia, realizan conductas que persiguen una Meta Errónea. Desarrollan la creencia de que comportándose de esa manera conseguirán la meta deseada, pero sin embargo, lo que consiguen suele ser todo lo contrario. Por eso, cuando un niño o niña se porta mal, podemos ser conscientes y reflexionar sobre lo que se esconde detrás de esa conducta y que siempre va a parar a la necesidad de sentirse tenido en cuenta, parte del grupo, aprecio por lo que es y comprendido en sus emociones.

Los 6 principios de una educación respetuosa y que promueve el desarrollo

  1. Relaciones horizontales: Todas las personas tenemos los mismos derechos. Hablar al mismo nivel, sin superioridad por parte del educador.
  2. Conexión y sentimiento de pertenencia: Hacer sentir al niño y niña que es importante y que forma parte del grupo (familia o escuela).
  3. Educación a largo plazo: Se trabaja con herramientas que buscan la educación a largo plazo, para enseñar habilidades de vida.
  4. Animar y dar aliento: Utiliza la motivación en lugar de las alabanzas, para animar a los niños y niñas y empoderarlos.
  5. Amabilidad y firmeza al mismo tiempo: Los límites son muy importantes en la educación y son siempre aplicados con amabilidad y firmeza, y no en un baile de uno al otro.
  6. Visión de los errores como estupendas oportunidades para aprender: De lo que más aprendemos es de nuestros errores, son bienvenidos todos los errores.

De estos 6 principios surgen todas las herramientas que podemos utilizar para afrontar los retos que como padres y madres se nos plantean a diario, para enseñar a nuestros hijos e hijas habilidades de vida que le serán muy útiles el día de mañana:

  • Conectar antes que corregir.
  • Motivar vs Alabar.
  • Supervisión.
  • Ofrecer opciones limitadas.
  • Ser firme y amable al mismo tiempo.
  • Utilizar las 4 erres de los errores.
  • Validar los sentimientos.
  • Actuar más y hablar menos.
  • Empoderar vs Rescatar.
  • Enfocarse en las soluciones en lugar de las consecuencias.
  • Involucrar a los niños.
  • Permitir que los niños experimenten las consecuencias naturales de sus decisiones.
  • Escuchar activamente.
  • Programar tiempos especiales con cada miembro de la familia.
  • Utilizar las reuniones de familia.
  • Llegar a acuerdos. Negociar.
  • Dar y recibir cumplidos/las gracias.
  • El tiempo fuera positiva.
  • Decidir que harás tú y no lo que vas a obligar a hacer al niño o niña.

Otro de los puntos clave de nuestro enfoque, es el auto-cuidado y el auto-respeto de las necesidades de los propios papás y mamás. Para poder educar a nuestros hijos e hijas primero debemos cuidarnos a nosotros mismos. Es sumamente importante. A diario nos dejamos para lo último, olvidamos nuestras necesidades en pro de miles de obligaciones y tareas, y solemos acabar el día con el vaso lleno, lleno, lleno. Y cuando nuestro hijos e hijas tiran la leche al suelo (lo que supone una tarea adicional) “nuestro vaso” rebosa. Necesitamos cuidarnos y conseguir mantener nuestro “vaso” a unos niveles adecuados.

En relación a los papás y mamás, les ayudamos a entender cuál es nuestra forma de actuar ante situaciones de estrés y en nuestra rutina diaria. Cuando estamos en situaciones estresantes o apurados solemos actuar de una manera inconsciente que genera en los demás algunas reacciones. Así, podemos conocernos un poquito mejor y entender porque en algunas ocasiones no hay manera de que nos hagan caso o los demás (y nuestros hijos e hijas sobretodo) no reaccionen cómo nosotros queríamos que lo hicieran.

Por último, tenemos cómo otra herramienta clave de trabajo el uso de las “Consecuencias Lógicas”. Vivimos en sociedad y nuestros actos tienen consecuencias, no podemos hacer “lo que nos dé la gana” e infligir las reglas o leyes. Eso es así. Tenemos que enseñar a nuestros hijos e hijas qué cosas pueden tener consecuencias y para ello es importante anticipar lo que va a ocurrir si no se siguen las normas; sin sermonear ni castigar y siempre buscando una solución. Una consecuencia lógica puede convertirse muy rápido en un castigo si no están

– Relacionadas con lo sucedido

– Respetuosas con el niño o niña y con los demás

– Razonables

– Útiles

Una consecuencia lógica no es un castigo. Cuando un niño o niña tiene un comportamiento “inadecuado”, es fundamental centrarnos en las soluciones y no en averiguar de quién es la culpa, qué ha pasado, por qué ha pasado o cual es el precio que hay que pagar por ello. Se centra en reparar el daño que se haya podido ocasionar y/o en buscar la solución a lo que ha pasado.

¿Te imaginas todas las cosas que puedes hacer para educar a tus hijos e hijas sin la necesidad de utilizar métodos que os hagan sentir mal a todos?. ¿Te imaginas educar a tus hijos e hijas sabiendo que no tienes que ser perfecto?.

Si quieres saber más sobre nuestro servicio de Asesoramiento a Padres y Madres o asistir a alguno de nuestros talleres, contacta con nosotros.

CINEP – Centro Integral de Especialidades Psicológicas © 2018