Un momento por favor...

Coaching

coachingSi lo que necesitas es ayuda para lograr tus objetivos personales y/o profesionales, desarrollar tus potencialidades, tomar decisiones, aclarar las ideas, encontrar soluciones a situaciones de conflicto, etc., lo que necesitas es un Coach.

¿Qué es el coaching?

Según la International Coach Federation (ICF) “el Coaching es una relación profesional continuada que ayuda a que las personas produzcan resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios u organizaciones. A través de este proceso de Coaching, los clientes ahondan en su apredizaje, mejoran su  desempeño y refuerzan su calidad de vida.

     A grandes rasgos, el coaching se encarga de mejorar el bienestar y el rendimiento laboral y personal de los individuos que no presenten problemas clínicamente significativos de salud mental o malestar psicológico. Los coaches(personas que guían el proceso de coaching) utilizan una amplia gama de aproximaciones teóricas -cognitivo-conductuales, psicodinámicas, centradas en la solución de problemas…- y una metodología basada en preguntas, para ayudar al logro de las metas profesionales y vitales de las personas, bajo la premisa implícita de que el cliente (coachee) posee en su interior las respuestas y los medios para desarrollar las capacidades que le permitirán alcanzar estos objetivos.

Áreas de trabajo del coaching

     El coaching actualmente se aplica a todas las áreas de actividad de las personas, desde el deporte, el desarrollo personal y la propia vida, a la salud, la educación y el trabajo, ofreciendo la oportunidad de que los coaches se especialicen en diferentes ámbitos como, por ejemplo, el coaching personal (lifecoaching), el deportivo (sport coaching), la salud (wellnesscoaching), el coaching ejecutivo (executivecoaching), el coaching organizacional (businesscoachingocorporatecoaching) y los emprendedores (entrepreneurcoaching).

Sin embargo, donde ha adquirido una especial relevancia y renombre hasta ahora ha sido en el ámbito de las organizaciones. En esta área se trabaja dentro de los tres campos que la European Network of Work and OrganizationalPsychology (ENOP, 1995) propone como campos de estudio de la Psicología del Trabajo y de las Organizaciones:

  • A nivel individual: lo que hacen las personas en el contexto organizativo, que sería un campo de estudio propiamente de la Psicología del Trabajo (coaching ejecutivo).
  • A nivel colectivo: el comportamiento colectivo de las personas como “miembros” del sistema sociotécnico llamado organización y que es un campo estudiado por la Psicología de las Organizaciones (coaching de equipos).
  • A nivel de las relaciones: la interacción entre las personas y la organización, que es un campo estudiado por la Psicología de los Recursos Humanos, con un matiz innovador y muy actual (coaching sistémico).
Diferencia entre coach y psicólogo
  • Un coach es una buena opción cuando te sientes bien en términos generales, pero encuentras dificultades para conseguir tus objetivos, desarrollar tu potencial o generar cambios que consideras necesarios. Será una relación de igual a igual, en la que tienes claro lo que te pasa, la meta que quieres conseguir y necesitas que te guien, acompañen y motiven, pero no esperes que responda tus dudas existenciales ni resuelva conflictos emocionales, se centra en el presente y en cómo usar tus herramientas de la manera más eficiente y efectiva.
  • Un psicólogo sería tu elección cuando no te sientes bien, sientes que tus emociones pueden contigo, y tu salud se ve resentida en algún sentido.

Estableciendo un paralelismo entre cuerpo y mente, podemos decir que el coach sería como el entrenador personal, ya que nos ayuda a conseguir una “mejor versión” de nosotros mismos y el psicólogo sería como el fisioterapeuta, que interviene cuando tenemos alguna dolencia y/o necesitamos recuperar el funcionamiento óptimo de una parte de nosotros que por diferentes causas no está operando con normalidad.

¿Qué valor aporta el coaching realizado por psicólogos?

En CINEP, el coaching lo realizan psicólogos experimentados.

En el coaching se trabaja con el objetivo que el cliente (coachee) plantea, pero el foco no está en el objetivo, sino en cómo lo aborda la persona que tiene que alcanzarlo: lo que observa, lo que piensa, lo que siente y lo que hace con respecto a ello. Sea cual sea su ámbito de aplicación, incluso en los procesos de empresa, en los que lo habitual es que la propia empresa demande un objetivo de trabajo a partir de un assessment center, una evaluación de competencias, un giro de 360º, un cambio de posición o de funciones, un problema relacional o competencial, una demanda del coachee, unos objetivos concretos de negocio… siempre se trabaja con la persona en relación con los objetivos marcados.

Para ello, la formación que responde a criterios de calidad consensuados, como los que requiere la formación acreditada por las diferentes asociaciones profesionales, permite aprender la metodología adecuada para abordar una sesión y un proceso y facilitar los resultados deseados. Esto posibilita que cualquier persona pueda acceder al ejercicio profesional independientemente de sus estudios o experiencia previa.

No obstante, y dado que el sujeto del coaching es una persona, el conocimiento universitario organizado y estructurado de la persona, tanto conceptual como técnico, que tienen los psicólogos, puede ser sumatorio en el trabajo de coaching, ampliando la capacidad de acción del psicólogo experto en coaching en el proceso, facilitando un abordaje sistemático, profundo y sustancial de los procesos y fenómenos implicados, reduciendo con ello los tiempos e incrementando la capacidad del coachee para conseguir resultados extraordinarios de forma más permanente.

El coaching hecho por psicólogos no solamente se centra en preguntar sobre lo que vive el coachee en un momento y contexto dado, puede acompañar a desvelar la naturaleza que lo ha generado o que impide al coachee resolverlo de forma permanente. Su espectro de actuación es de mucho mayor rango. Y aunque ciertamente el marco de la psicología ayuda a entender a la persona, se ve ampliado con las perspectivas del coaching, facilitando una mayor comprensión de la complejidad del ser humano.

En consecuencia, sumando ambos conocimientos (coaching y psicología) el psicólogo experto en coaching puede contar con una mayor flexibilidad técnica en su capacidad de respuesta en el trabajo de coaching, una comprensión más global, sistémica y sistemática de la persona y de dónde está con respecto a sus objetivos, una mayor capacidad en las intervenciones para facilitar el desarrollo del coachee y, en definitiva, puede favorecer un mayor ROI (retorno de la inversión) del coaching, ya que le podría resultar más fácil abordar el nudo real que está bloqueando al coachee, en menor tiempo.

Probablemente esta sinergia sea percibida todavía más por psicólogos y por coaches que por la sociedad en general. La cifra de psicólogos que se forman como coaches con el fin de complementar su capacidad técnica y ampliar sus oportunidades profesionales crece exponencialmente. Además, muchos coaches son sensibles a esta mayor capacidad que se adquiere desde la psicología para abordar el coaching, por lo que siguen un amplio abanico de cursos de formación complementaria o, incluso, inician sus estudios de grado en psicología desde la experiencia en el coaching.

CINEP – Centro Integral de Especialidades Psicológicas © 2018